La “Noche Movida” puso a bailar al ritmo de los 80 al Starlite Festival Marbella

0
484

Por sexto año consecutivo Starlite vivió su “Noche Movida”, un formato exclusivo que une a artistas míticos de la Movida de los 80 con una banda base y en el que se crea una gran interacción entre los músicos y el público. Nada menos que 2 horas y 45 minutos de espectáculo en esta edición de 2018, que llenó las gradas del Auditorio de la Cantera de Nagueles. Ante un público variopinta y donde los recuerdos se agolpaban en las memorias colectivas de las canciones de nuestra vida.
Esta vez varios cambios con respecto a las últimas ediciones. Y un escenario a modo de salón de la casa, donde el anfitrión( esta vez Ricardo Marin) iba recibiendo al resto de músicos invitados a golpe de timbre. 22 canciones y 4 bises en un espectáculo coral con la presencia del artista argentino Coti; Cómplices; Javier Gurruchaga, de La Orquesta Mondragón; Manuel España, de La Guardia; Nacho Campillo, de Tam Tam go; Nacho García Vega, de Nacha Pop; Pablo Carbonell, de Los Toreros Muertos; y Ricardo Marín y Rubi y Los Casinos.
“Estos conciertos en Starlite son muy especiales para nosotros. Combinamos un punto de improvisación con un punto de desparpajo”, adelantaba Coti, momentos antes de salir al escenario, al tiempo que Nacho García Vega, también un veterano de las “Noche Movida”, destacaba el carácter especial de la cantera: “Tocar aquí no es tocar en un sitio cualquiera, es muy especial porque es diferente a cualquier otro espacio”, dijo.
Ricardo Martín fue el encargado de arrancar el concierto, que interpretó el mítico tema de Manolo García, Insurrección, para dar paso, a continuación, a Nacho Campillo, quien “escribió amor solo en inglés”, con Atrapados en la red. Todo un avanzado de la época por aquello de la arroba y el punto com.
A continuación, le tocó el turno a Nacho García Vega, que se metió al auditorio de la cantera en el bolsillo con Vístete y después a Cómplices, donde María Monsonís hizo gala de su inconfundible y única voz con Cuando duermes, para que después Pablo Carbonell pusiera a bailar a todos con Hoy es domingo y que Rubi rindiera el auditorio con Te podría besar pero no debo.
Fueron sucediénose en Starlite temas míticos del rock & roll español con Antes que ver el sol, de Coti, que interpretó con Manuel España; La agüita amarilla, de Pablo Carbonell y Lola, Lola, de Javier Gurruchaga.
La magia de este concierto, único y creado en especial para Starlite, se basa en la interacción de los músicos, que compartieron sus grandes temas en el escenario, como Javier Gurruchaga con Rubi entonando al unísono Caperucita Feroz; Nacho Campillo y Coti, interpretando Nada de esto fue un error o todos los artistas juntos en el escenario cantando Color esperanza para cerrar la noche ya mnadrugada.
La gente estuvo más de pie que sentada durante el recital. Todos estaban entregados a la causa desde el primer momento. Y para no faltar hasta cuatro bises( Cómplices, Mi aguita amarilla, La chica de ayer y el recuerdo a Miguel Ríos con el Blues del autobús con el cual se cerró la jornada. A destacar algún problema de conexión sonido-música-guitarra-micrófono, pero subsanado en mayor o menor medida. La gente quería recordar, cantar y bailar y eso lo hicieron.

**Fotos de Emma de Acedo( @cuquita1982 y @rtvlifestyle) y organización.-