Las obras para solventar los problemas históricos del embovedado de Río Huelo a punto de finalizar

0
297

Las obras para solventar los problemas históricos del embovedado de Río Huelo y mejorar la red de saneamiento en la calle Huerta Chica han entrado en su recta final y, según las previsiones, estarán concluidas a finales del mes de marzo.

El alcalde, José Bernal, acompañado de la concejala de Obras, Blanca Fernández, ha visitado esta semana los trabajos y ha señalado que la obras “están muy avanzada y se están cumpliendo los plazos establecidos en el calendario de ejecución”.

Ha subrayado que “con esta obra está vamos a dar respuesta a una necesidad urgente de garantizar la estabilidad de las viviendas y de los comercios de la zona, ya que el antiguo encauzamiento del río podía crear graves problemas en las construcciones”.

“Nos metemos en las tripas de la ciudad y mejoramos algo esencial como las canalizaciones de aguas pluviales como fecales”, ha afirmado, al tiempo que ha recordado que se contempla asimismo una intervención en superficie “para mejorar la convivencia entre peatones y vehículos”.

Por su parte, Blanca Fernández ha indicado que fueron los propios vecinos “los que alertaron del riesgo que podrían estar corriendo las viviendas y los técnicos pudieron comprobar posteriormente que en parte de la calle el río pasaba directamente por debajo de los inmuebles con un peligro inminente de hundimiento”.

La actuación, que tiene un presupuesto de 1,1 millones de euros y que se está ejecutando con cargo al fondo de obras de alcantarillado de la empresa concesionaria del saneamiento Hidralia, está centrada ahora en la finalización de las infraestructuras y en la conclusión del nudo de la nueva red con las canalizaciones de la avenida Ricardo Soriano.

“Los trabajos van a buen ritmo y tan sólo se vieron afectados por las incidencias del temporal del pasado mes de diciembre y algunas precipitaciones posteriores”, ha indicado la edil, quien ha señalado que se mejorará igualmente la red de saneamiento y se acometerán nuevas infraestructuras de telecomunicaciones, gas o electricidad.

En superficie, la concejala de Obras ha señalado que se mantendrá la estética preexistente en consonancia con el resto del Casco Antiguo y que se habilitará una plataforma única con acera y calzadas a la misma altura “para mejorar la movilidad y la accesibilidad de los peatones en toda la calle”.

Por último, el gerente de Hidralia, Carlos Corral, ha insistido en que la obra quedará concluida en marzo. “Haremos todos los esfuerzos, ampliando jornada laboral o trabajando incluso los sábados si es necesario, porque es fundamental cumplir ese plazo por el bien de los vecinos y comerciantes”.