Segunda RFEF: día nefasto de la Balona en Vélez Málaga( 3-1 )

0
395
.

**Crónica de EUROPA SUR.-

Definitivamente hay días que es mejor no levantarse. La avería que sufrió el autocar que llevaba a la Balona hasta Vélez-Málaga y que obligó a que el encuentro comenzase con 40 minutos de retraso no era más que un aviso de que el domingo se le iba a atragantar el equipo de La Línea. El conjunto de Baldomero Hermoso Mere -que con una victoria se hubiese convertido en el mejor visitante del grupo IV de la Segunda Federación- echó por la borda de una tacada -y además de manera incontestable- su serie de cinco jornadas sin conocer la derrota, su espectacular racha sin encajar goles (que quedó detenida en los 467 minutos) y con ello volvió a descolgarse de la zona de play-off, en la que habían desembarco una semana antes. Por si fuera poco Fran Carbià tuvo que abandonar el terreno sangrando de manera abundante con una herida en la cabeza. Vaya, uno de esos días en los que es mejor no salido de casa.

Los que subrayan una y otra vez la igualdad de este grupo de la cuarta categoría nacional no exageran lo más mínimo. La duodécima jornada lo ha puesto de manifiesto. El líder Marbella cayó en Lepe, donde el San Roque no conocía el triunfo. La Balona vio truncada su exitosa sucesión de jornadas sin morder el polvo en el campo de un Vélez, que enlazaba siete fechas sin ganar, pero que se mantiene invicto ante su afición. En apenas sesenta minutos encajaron los albinegros -que habían crecido precisamente desde la solidez defensiva- los mismos goles que en sus cinco desplazamientos precedentes. Lo decía el inolvidable Chiquito de la Calzada, una mala tarde la tiene cualquiera. Y en Segunda RFEF, más.

El entrenador de los de La Línea, introdujo varios cambios en el once y hasta en el dibujo. Dio entrada a Morcillo en el eje de la zaga una vez cumplida su sanción, pero premió a Sergi Monteverde con la titularidad por sus últimas buenas actuaciones, colocándole en el mediocentro en detrimento de Dani Santafé, desdibujado ante el Sevilla Atlético. Santi Jara también recibió su premio por su brillantísima labor ante el filial nervionense, ocupando el costado, por lo que fue sacrificado Víctor Olmo. El puesto del lesionado Joao Pedro en ataque fue para Chema Moreno, lo que suponía una modificación en el esquema, ya que comenzó el choque con dos nueves puros.

Por lo accidentado del viaje (que siempre provoca desconcentración), por lo peculiar del terreno de juego pero lo cierto es que la Balona salió en el Vivar Téllez con una marcha menos. Los locales ya avisaron con dos acciones de peligro en los minutos tres y cuatro.

Hasta que en el 18′ cristalizaron su superioridad. Con un disparo de Rafa Salama desde el borde del área. Un golazo, es cierto. Pero un golazo en el que fueron cómplices los visitantes, que primero permitieron a maniobrar a Luismi y luego rematar casi a placer al centrocampista madrileño. Sergi Monteverde llegó tarde para taponarle. No deja de ser curioso que esté ofreciendo más nivel como central que en su puesto natural.

La Balompédica reaccionó y la tuvo en el 22′, con un cabezazo de Aridane Santana tras un magnífico servicio de Nani desde el costado. Pero estaba escrito que esa magia que le había acompañado en el mes y medio precedente le había abandonado. No era el día. Y el cuero lo vomitó el larguero.

Fue un espejismo. Porque la Balona, excepto en un córner y un disparo suave de Fran Carbià ya no se dejó ver en ataque. Tampoco es que el Vélez arrollase, pero sí tenía un punto más de intensidad y ganaba casi todos (y sin casi) de los balones divididos. Hasta en tres ocasiones se plantó en el área en acciones de esas cuyo desenlace provocó un suspiro en los alrededor de trescientos balonos que peregrinaron para ver a los suyos.

Tras el descanso y con desventaja Mere buscó soluciones. Dio entrada a Dani Santafé en lugar de Chema Moreno y reordenó a su equipo con tres centrales (Morcillo, Diego Jiménez y Sergi Monteverde), dando más libertad a los laterales, lo que implica un riesgo. Colocó a Fran Carbià por dentro, por detrás de Aridane Santana. No funcionó lo de los dos nueves esta vez. Quizás porque son demasiado similares.

El Vélez leyó bien la maniobra. Buscó los costados y sentenció en el primer cuarto de hora. Primero en una acción en la que otra vez faltó contundencia atrás. Gastón Vallés remató al poste y fue el más vivo. Tomó su propio rechace y mandó al fondo de la red en medio de una multitud de defensas. Y cuatro después el exbalono Damián Zamorano enganchó una volea espectacular después de un centro desde la línea de fondo de Luismi, que se apuntó su segunda asistencia. El argentino cuajó un partidazo ante su exequipo.

Quedaba media hora, pero tanto los que estaban dentro como los de fuera sabían que esos treinta minutos eran solo un trámite. Los dos técnicos movieron el banquillo, a veces daba la sensación más que pensando en el futuro (salió por ejemplo Morcillo, que venía arrastrando problemas) que en voltear una contienda que se antojaba sentenciada.

En ese rato la Balona protagonizó dos noticias. Una mala, que Fran Carbià se tuvo que ir del campo con una brecha en la cabeza. Y otra buena, que Manu Toledano estrenaba su cuenta goleadora. Un tanto sin más valor que la satisfacción del chaval. Antes del final Facu Ackerman (que poca o ninguna culpa había tenido en los tres goles encajados) tuvo oportunidad de reivindicarse al sacar en plan portero de balonmano un mano a mano con Bashiru.

La derrota, y más en una categoría tan perra como ésta, tenía que llegar antes o después. Lo hizo en un partido en el que la Balona, que no tenía su día, ofreció su peor versión (sobre todo en defensa) y al Vélez le salió todo o casi todo.

–Ficha técnica
Alineaciones: Vélez CF: Alfonso Liceras; Navas (Tibu, 81′) , Adolfo, Álex Portillo, Héctor; Kamal, Rafa Salama, Damián Zamorano (David Amed, 81′), Luismi (Charlie Dean, 89′), Adriá Arjona (Bashiru, 81′) y Gastón Vallés (Chus Ruiz, 77′).
Real Balompédica Linense: Facundo Ackerman; Miguel Cera (Adri Peral, 66′), Diego Jiménez, Morcillo (Víctor Olmo,66′), Nani; Santi Jara, Sergi Monteverde, Javi Pérez, Fran Carbià (Manu Toledano, 70′); Chema Moreno (Dani Santafé, 46′) y Aridane Santana.
Arbitro: Juan Francisco Roca Robles, de Cartagena (Murcia). Tarjetas a los locales Rafa Salama (9′), Gastón Valles (32′) y Navas (70′).
Goles: 1-0, Rafa Salama desde la frontal del área (19′). 2-0, Gastón Vallés (55′). 3-0, Damián Zamorano (61′). 3-1, Manu Toledano (79′).
Incidencias: Encuentro de la duodécima jornada del grupo IV de la Segunda RFEF, disputado en el Vivar Téllez de Vélez Málaga, con un auténtico ambientazo. Notable presencia de aficionados de La Línea (alrededor de unos 300), entre ellos el alcalde, Juan Franco, y el concejal Juan Macías. El choque arrancó con cuarenta minutos de retraso como consecuencia de una avería en el autocar que desplazaba a los albinegros hasta la localidad malagueña.

**Fotos de la RB linense.-