Tos crónica, cuando la tos se prolonga en el tiempo

0
66
.

Seguro que has oído alguna vez que la tos puede ser algo “bueno” incluso saludable, pues se trata de un mecanismo de defensa por el que las vías respiratorias buscan protegerse contra agresiones del exterior. Pero cuando es una tos que se prolonga en el tiempo se vuelve molesta y patológica, pudiendo convertirse en un serio problema de salud.

¿Qué produce esta tos?
Hay muchas razones por las que podemos toser de forma persistente. La mayoría de ellas por enfermedades respiratorias como el asma, tos producida por la inflamación de los bronquios. La EPOC, enfermedad pulmonar obstructiva crónica asociada al consumo del tabaco. Pasando por la tos propia del fumador. La causada por las alergias, por la inflamación crónica de la mucosa nasal (rinitis) o de los senos paranasales (sinusitis). La producida con el reflujo gastroesofágico (ERGE), que se puede cronificar por la irritación que producen los ácidos que suben del estómago hacia el esófago. Hasta llegar incluso a la tos continuada que nos pueden producir ciertos medicamentos como efecto secundario, como son los prescritos para la hipertensión.

Diagnóstico y tratamiento
Entonces, ¿cómo identificar y tratar este tipo de tos? Si tras una consulta de atención primaria la tos, seca o productiva, persiste y no cesa a pesar de la toma de antitusivos, antiinflamatorios, antibióticos, el neumólogo llevará a cabo una anamnesis completa con el fin de valorar la causa de esta y tratarla correctamente, previniendo en muchos casos enfermedades más graves que lleguen a alterar nuestra calidad de vida.

“La tos persistente desaparecerá en cuanto empecemos a tratar la enfermedad que la produce”, nos cuenta el Dr. Ricardo PerezGrovas, neumólogo en HC Marbella. Para ello es importante, en primer lugar, un diagnóstico preciso según síntomas e historia clínica de cada paciente.

“La acidez estomacal podría estar producida por el reflujo gastroesofágico. Los estornudos, mucosidad nasal, cefalea frontal indicarán trastornos de la vía aérea superior. Si la tos se acompaña de pitidos o ahogo, nos pueden llevar a pensar que la enfermedad detrás de nuestra tos es el asma”, apunta Perez Grovas. Análisis de sangre, pruebas radiológicas como la radiografía o el tac, la espirometría, el test broncodilatador, los test de alergia, la broncoscopia para descartar infecciones crónicas; serán pruebas recomendadas para identificar la causa de este tipo de tos e iniciar el tratamiento más efectivo para cada paciente.

En casos que así lo requieren, “trabajaremos de forma coordinada con los especialistas en aparato digestivo, alergología, para así garantizar el tratamiento acertado que acabe con la tos crónica lo más rápido posible”.

Dr. Ricardo Aguilar
Neumólogo HC Marbella

Dejar respuesta