20.000 espectadores acudieron al Festival de Cine Africano de Tarifa y Tánger

0
171
.

La 20 edición del festival de Cine Africano de Tarifa Tánger ha cerrado la edición que celebra sus dos décadas con alrededor 20.000 espectadores, tanto presenciales en sus sedes españolas y marroquíes, a los que se suman los de su ventana en Filmin y las proyecciones del Espacio Escuela.

El 20 FCAT ha estado marcado por el retorno de la programación a Tánger: de esta forma, ha vuelto a unir las dos orillas a través de la Cultura, siendo de nuevo uno de los pocos acontecimientos culturales transfronterizos del sur de Europa.

A las sedes de Tarifa y Tánger se han sumado las extensiones de Ceuta y el Parque de los Toruños en El Puerto de Santa María. El público online ha superado a los espectadores del festival in situ, aunque destaca un aumento de la presencialidad en las salas. Al otro lado de la pantalla han estado a través de Filmin y las retransmisiones de El Árbol de las palabras, el Aula de Cine, además del FCAT LAB. Todos han declarado su amor por el cine africano acompañando a los directores y cineastas invitados en Tarifa, Tánger, Los Toruños y Ceuta.

Los cines de África han reunido a casi 3.500 personas entre el público de las salas y de las actividades paralelas en la capital tarifeña en las sesiones programadas en el Teatro Alameda, Santa María, en la Cárcel Real y en las calles e isla de Tarifa. El público también ha llenado las cuatro proyecciones del FCAT en Tánger, que ha tenido su sede en el histórico Cinema Alcázar. Los espectadores también han acompañado las extensiones de Ceuta y el Parque Metropolitano de Los Toruños, respectivamente, más las proyecciones del Espacio Escuela con 12.000 escolares como público, todas estas cifras llevan alrededor de los 20.000 espectadores y participantes en esta edición.

En su proyección internacional, el FCAT ha llegado a países como Marruecos, Túnez, Nigeria, Angola, Zimbabue, Madagascar o El Congo, además de países americanos como México y Puerto Rico. Un año más, la red de Centros Culturales españoles de la AECID, los Institutos Cervantes y las embajadas españolas en distintos países de África han colaborado para la difusión del festival tarifeño en el continente africano.

La directora de Cine Africano- FCAT Mane Cisneros, recalca y agradece que “este festival se ha levantado año tras año por un equipo humano extraordinario y comprometido, tanto por parte de la organización como por los y las trabajadoras del ayuntamiento de Tarifa”.

La cita con los cines de África lleva por bandera su apuesta por el cine independiente africano proyectado en sala, algo compatible con el canal del FCAT en Filmin, que llegó para quedarse entre quienes no puedan viajar hasta el Estrecho durante la celebración del festival.

Programación y Premios
La 20 edición del FCAT ha programado más de medio centenar de películas repartidas en dos secciones oficiales a competición -Hipermetropía y En Breve-, más las paralelas: “Las Tres Orillas”, que une el cine de la orilla española, la africana y la hispanoamericana, y la gran retrospectiva de la vigésima edición del festival “Es al final de la vieja cuerda que se teje la nueva”, donde cineastas y expertos africanos han programando películas esenciales del pasado y del presente.

“Destacaría que nuestro público es un público cada vez más culto y conocedor de los cines de África, exigente, y que no busca la facilidad”, opina Marion Berger, programadora del FCAT. Las películas de Hipermetropía han seguido siendo las películas que tuvieron más asistencia en salas, aunque el título más visto, que también estaba en Filmin, fue Leil Khargi (Exterior noche; Egipto, 2018. Ahmad Abdalla), de la sección retrospectiva, seguido del filme inaugural, Sous le figues (Entre las higueras. Túnez, 2022, Erige Sahire), proyectado en Tánger y en Tarifa. Los filmes de la retrospectiva Bamako (Abderramán Sissako), Morbayassa (Cheick Fantamady Camara) y This is not a burial, it’s a resurrection (Lemonag Jeremiah Mosese) son tres ejemplos de afluencia de público en sala en una única proyección.

Esta edición del FCAT ha entregado más de 8.000€ en premios artísticos aparte de los proyectos premiados y promovidos en el espacio industria FCAT LAB. El jurado internacional ha entregado el Premio Al Tarab mejor largometraje de ficción, dotado con 2.000€ a Father’s Day (Kivu Ruhorahoza). El Premio Casa África al Mejor Largometraje Documental, dotado con 1.000€ fue para Coconut Head Generation (Alain Kassandra) y el Premio al Mejor Cortometraje, entregado por el jurado andaluz y dotado con 500 € recayó en Jua Kali, de Joash Omandi.

Arte en el Festival de Cine Africano de Tarifa y Tánger.Arte en el Festival de Cine Africano de Tarifa y Tánger.
Por su parte, el premio entregado por el jurado AECID/ACERCA de la Cooperación Española, dotado con 3.000€ recayó en el documental Au Cimetière de la pellicule (El cementerio del cine), de Thierno Souleymane Diallo; y el Premio TV5 Monde a Mejor Largometraje votado por el público y dotado con 2.000€ fue a las manos de Sous le figues, de Erige Sehiri.

Los premios de interpretación honoríficos también han ido a parar a la película ganadora, Father’s day. Por un lado a su actriz, Mediatrice Kayitesi y también su actor Cedric Ishimwe.

Invitados
Entre los cineastas y expertos que han pasado por esta edición del FCAT, además de la citada Erige Sehiri, directora de Entre las higueras, estuvieron los realizadores Ali Essafi con su documental marroquí Avant le déclin du jour, que se ha visto en una sesión especial de la Retrospectiva; el nigeriano Alain Kasanda acompañando a su premiado documental, Coconut Head Generation; el guineano Thierno Souleymane Diallo, con el documental Au Cimetière De La Pellicule (El cementerio del cine); el debutante Ery Claver, del colectivo Geraçao 80, con la angoleña Nossa Senhora da loja do Chinès (Nuestra Señora de la tienda del chino); la sudafricana Milisuthando Bongela, directora del documental Milisuthando; el marroquí Adnane Baraka, con el documental Fragments from heaven (Fragmentos del cielo), además del cortometrajista guineano Mariano Oyono.

Asimismo visitaron Tarifa varios expertos, como la comisaria y programadora de origen beninés, Farah Clémentine Dramani-Issifou; la directora de la multipremiada Soul boy, y ghanesa residente en Nairobi, Hawa Essuman; Se sentaron a pensar y conversar en El Árbol de las Palabras, el productor mozambiqueño-portugués, asesor técnico de la UNESCO sobre industrias cinematográficas africanas, Pedro Pimenta y Léa Baron, quien pertenece a la Cinémathèque Afrique del Institut Français.

Los escritores Javier Rioyo, director del Instituto Cervantes de Tánger, Trino Cruz, Zoubeir Ben Bouchta y Juan José Téllez participaron en los paseos literarios de Entrelíneas y la artista marroquí Zahira Tigtate acompañó su exposición El arte de vivir Amazigh en la Cárcel Real de Tarifa.

Árbol de las palabras
Tres jornadas de encuentros temáticos sobre cuestiones relativas a la preservación del patrimonio fílmico africano han centrado este XI foro de reflexión del FCAT. Dos de las mesas fueron presenciales y una en formato virtual, en las que participaron

13 cineastas y profesionales del cine africano invitados como ponentes provenientes de 12 países diferentes, como Uganda, Costa de Marfil, Brasil, Guinea Ecuatorial, Benin, Angola o Mozambique. Alrededor de un centenar de personas, entre presencial y virtual, han asistido a los encuentros temáticos.

Por su parte, el Aula de cine africano, dirigida por Javier H. Estrada y celebrada online durante cuatro días y 12 horas lectivas, ha reunido a 36 alumnos inscritos, entre los que destacan 9 alumnos becados. Los beneficiarios incluyen diferentes países, como España, Brasil, Guinea Ecuatorial, Argentina y Francia.

Los Aperitivos de Cine han tenido a 10 ponentes invitados que han reunido a más de 350 asistentes durante los seis días de estos encuentros especializados dirigidos por Pablo de María.

FCAT LAB
La tercera edición del FCAT LAB, el taller de posproducción del festival, celebrado gracias al apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y a la colaboración de distintas empresas españolas e internacionales, ha vuelto a permitir que largometrajes que están a punto de llegar a la fase de estreno y distribución se puedan hacer realidad.

Este taller ha entregado siete premios por un valor total superior a 25.000€ en metálico en servicios de postproducción. El FCAT pretende dar un apoyo tangible a los proyectos de largometraje procedentes de África a través de premios otorgados en el mercado de producción fílmica. Al mismo tiempo, el FACT LAB busca aumentar la visibilidad y oportunidades de las películas en fase de postproducción, presentándolas a agentes de ventas, distribuidores, plataformas VOD y compradores en general, con el fin de facilitar el acceso al mercado de ventas y distribución.

La importancia del FCAT LAB pasa también por dar visibilidad a empresas andaluzas y españolas en el mercado de la posproducción de películas. En un mercado dominado por empresas del sector procedentes de otros países europeos, este workshop entre otras cosas consigue destacar las maestrías y profesionalidad de las empresas de nuestro país, tanto que ya hay algunas producciones procedentes de África que ya han empezado a mirar a España como posible interlocutor en la fase de posproducción de películas.

Espacio Escuela
El Espacio Escuela del 20 FCAT ha tenido un aumento de un 15% de alumnos participantes. En su parte online se sobrepasaron los 10.300 alumnos del año pasado, con 12.450 en el total de este año, repartidos entre 106 centros de 68 municipios.

En lo presencial, con menos días lectivos en esta edición, se mantienen proporcionalmente los datos del 2021, con 700 escolares de centros educativos de Tarifa. Además de contar con la participación de centros escolares de toda España, El FCAT continúa proporcionando esta oferta cultural a los centros educativos españoles en Marruecos.

Extensiones
Tanto el Parque Metropolitano de los Toruños como Ceuta, se consolida la extensión del primero, en El Puerto de Santa María, con una colaboración que empezó en 2011 y en la que el festival desea seguir apostando gracias a esta entidad gestionada por la Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda de la Junta de Andalucía.

En el segundo caso, el de Ceuta, se destaca la muy buena acogida por parte del público en el Centro Cultural Estación de Ferrocarril, donde se redoblaron los números de asistentes. Una extensión que no sería posible sin el apoyo de la Facultad de Ciencias de la Salud del Campus ceutí de la UGR y de la Fundación Premio Convivencia de la Ciudad Autónoma de Ceuta.