Comenzó el reparto de las 12.000 mascarillas adquiridas por el Ayuntamiento de Casares

0
181

Esta mañana ha comenzado el reparto de las 12.000 mascarillas adquiridas por el Ayuntamiento para toda la población. En concreto, hay 10.000 mascarillas para adultos y 2.000 para niños, con el objetivo de que estos elementos de protección lleguen a todos los vecinos del municipio.

El reparto se realiza casa por casa en los tres núcleos, a cada unidad familiar se entrega un paquete con mascarillas para adultos y otro infantil, si tienen hijos. Los lotes llegan preparados desde fábrica, con lo cual se garantiza su protección, ya que, ninguna mascarilla ha sido manipulada.

Según ha explicado el alcalde de Casares, Pepe Carrasco, con este reparto se pretende garantizar la protección de todos los vecinos de Casares, al tiempo que se crea conciencia sobre la importancia de su uso para prevenir contagios.

“Desde el Ayuntamiento tenemos que ir un paso por delante para garantizar la seguridad de nuestros ciudadanos, igual que hacemos con la tareas de limpieza y desinfección de nuestras calles. Ahora pedimos a los vecinos que utilicen las mascarillas, este nuevo elemento de protección al que tenemos que acostumbrarnos”.

Esta distribución, que ha comenzado esta mañana en Casares Costa y seguirá por todo el municipio, coincide con la publicación hoy el BOE de la Orden que obliga a utilizar mascarillas a cualquier persona mayor de 6 años.

Así, según esta orden, desde mañana jueves será obligatorio llevar mascarillas en los lugares cerrados o en los espacios públicos donde no se pueda garantizar la distancia de seguridad mínima de dos metros.

La Orden señala que es también recomendable para los niños de entre 3 y 5 años y que preferentemente deberán usarse las mascarillas higiénicas y quirúrgicas, que cubran nariz y boca, que son las que está repartiendo el Ayuntamiento.

No será obligatorio llevar mascarilla para las personas que presenten algún tipo de dificultad respiratoria que pueda verse agravada por su uso, las que tengan motivos de salud debidamente justificados o aquellas que por su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que lo hagan inviable. Tampoco será obligatorio su uso en el desarrollo de actividades que resulten incompatibles, tales como la ingesta de alimentos y bebidas.

Dejar respuesta